En este momento estás viendo La ONU fijó un objetivo neto cero para el transporte marítimo, insuficiente para los ecologistas

La ONU fijó un objetivo neto cero para el transporte marítimo, insuficiente para los ecologistas

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Medio Ambiente
  • Tiempo de lectura:7 minutos de lectura

Un grupo de la ONU, llamado la Organización Marítima Internacional (IMO), acordó fijar el objetivo de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para el transporte marítimo mundial «en torno a 2050». (Emisiones netas cero significa eliminar todas las fuentes de estas emisiones o encontrar formas de equilibrarlas, como la eliminación del carbono). Fijar una fecha objetivo para que las emisiones se equilibren hasta llegar a cero es un paso importante para una industria a la que a menudo se tilda de difícil de descarbonizar. Pero los expertos afirman que existen herramientas más que suficientes para que el sector alcance, o incluso supere, los nuevos objetivos fijados por la IMO.

Emisiones CO2 del transporte marítimo
Emisiones CO2 del transporte marítimo

El nuevo acuerdo establece puntos de control en el camino hacia el objetivo de 2050: las emisiones deben ser al menos un 20% inferiores a los niveles de 2008 para 2030, y al menos un 70% inferiores para 2040. El acuerdo también establece que las fuentes de energía de bajas emisiones deben representar al menos el 5% de la energía utilizada en el transporte marítimo para 2030.

De hecho, el sector podría cumplir el nuevo punto de control de 2030 sobre todo reduciendo la velocidad de los buques. Esto se debe a que un barco que se mueve más despacio suele necesitar menos combustible, lo que reduce las emisiones. (Lo mismo ocurre con los coches, así que si quiere ahorrar dinero en gasolina, piense en reducir la velocidad). Pero, existen otras opciones para reducir aún más las emisiones.

Una posibilidad es utilizar el viento para empujar los barcos. Tanto empresas emergentes como grandes compañías están trabajando para añadir velas, cometas y rotores especiales que ayuden a dar impulso a los buques. Aprovechar la ayuda del viento sólo es posible en determinados tipos de buques que disponen de espacio en cubierta para añadir equipos, pero la técnica puede ayudar a reducir la demanda de combustible, disminuyendo los gases de efecto invernadero emitidos en un viaje.

Oceanbird, un portacoches transatlántico.Funcionará principalmente con energía eólica, lo que reducirá las emisiones de carbono en un 90%.
Oceanbird, un portacoches transatlántico. Funcionará principalmente con energía eólica, lo que reducirá las emisiones de carbono en un 90%.

Los nuevos combustibles también podrían desempeñar un papel. Aunque la mayoría siguen liberando gases de efecto invernadero cuando se queman, la producción de biocombustibles y combustibles sintéticos puede extraer carbono de la atmósfera. (En el caso de los biocombustibles, las plantas absorben dióxido de carbono a medida que crecen. Los combustibles sintéticos pueden fabricarse utilizando dióxido de carbono extraído de la atmósfera mediante captura directa del aire). El resultado en ambos casos es reducir, o incluso eliminar, la cantidad total de emisiones que llegan a la atmósfera. Y muchos de estos combustibles podrían funcionar con los motores existentes.

Combinando velocidades más lentas, asistencia eólica y combustibles de bajas emisiones, el sector naval podría reducir las emisiones casi un 50% para finales de la década, según un estudio publicado en junio por la consultora medioambiental CE Delft. El estudio fue encargado por varios grupos ecologistas, entre ellos la Federación Europea de Transporte y Medio Ambiente.

Los cambios aumentarían los costes de transporte entre un 6% y un 14% con respecto a los niveles actuales. Pero estos costes son relativamente bajos comparados con los daños previstos por el cambio climático.

Maersk ha encargado un total de 25 buques propulsados por metanol
Maersk ha encargado un total de 25 buques propulsados por metanol

Los dos hitos siguientes, en 2040 y 2050, podrían ser más difíciles de alcanzar. Las mejoras de la eficiencia y las medidas operativas no bastarán para que el transporte marítimo mundial alcance las emisiones netas cero en 2050. La descarbonización del transporte marítimo es un esfuerzo multimillonario que requerirá avances tecnológicos, como el uso generalizado de combustibles de bajas o nulas emisiones. Como el hidrógeno verde, el metanol y el amoníaco, que en gran medida aún no se han demostrado o adoptado en las operaciones comerciales.

Decepción entre las entidades conservacionistas por la tibieza de la Organización Marítima Internacional

Según Madeline Rose, directora de clima de Pacific Environment, un grupo ecologista presente en las negociaciones, lo que está en juego es la descarbonización de la economía mundial, incluido el transporte marítimo: «Tuvimos el mes más caluroso jamás registrado (Julio 2023). Hemos tenido inundaciones y olas de calor en China, olas de calor e inundaciones en España. Estamos asistiendo a esto y viendo la ciencia climática de la que se nos ha advertido».

Rose y otros expertos criticaron a la IMO por no ir lo suficientemente lejos en su fijación de objetivos. El Acuerdo de París, un pacto de la ONU aprobado en 2015, fijó el objetivo de limitar el calentamiento global total muy por debajo de 2 °C sobre los niveles preindustriales, e idealmente por debajo de 1,5 °C. Los objetivos son en cierto modo arbitrarios, ya que cualquier calentamiento adicional tendrá consecuencias para el planeta. Pero también han sido fundamentales para la política climática desde que se establecieron.

Alcanzar cualquiera de los objetivos de calentamiento exige reducir las emisiones en todos los sectores, desde el transporte a la generación de energía y la industria pesada. Según un análisis del Consejo Internacional de Transporte Limpio, el objetivo de cero emisiones netas fijado por la OMI para 2050, junto con los puntos de control a corto plazo, deberían bastar para que el sector contribuya a mantener el calentamiento por debajo de 2 ºC. Sin embargo, según otro análisis del ICCT, habría que adelantar la fecha de cero emisiones hasta 2040 aproximadamente para que el sector pudiera seguir el ritmo de un plan que limitara el calentamiento por debajo de 1,5 °C.

A continuación, la OMI pretende imponer nuevas medidas que ayuden al sector a alcanzar sus objetivos autoimpuestos, incluida una reducción gradual de las emisiones permitidas de los combustibles y algún tipo de medidas económicas que puedan poner precio a las emisiones de gases de efecto invernadero.

Estas negociaciones podrían no ser sencillas: algunos países, como China, Argentina y Brasil, se opusieron a un objetivo de emisiones netas cero para 2040 en las negociaciones de la IMO, y China se ha opuesto firmemente a las medidas económicas que se están estudiando, incluido un gravamen sobre las emisiones.

El primer objetivo amplio de emisiones netas cero del sector del transporte marítimo no es el final de las conversaciones, pero «establece el objetivo final de forma realmente clara».

MIT Technology Review

Deja una respuesta